Hawker Hunters Belgas en la Fuerza Aérea de Chile

Resumen Histórico del Hawker Hunter c/n 8979 por Julio Arróspide

Hunters Belgas en la Fuerza Aérea de Chile
A mediados de la década de 1960, la Fuerza Aérea de Chile comenzó a buscar un reemplazo para el de Havilland Vampire, en atención a que estos aviones estaban llegando al límite de sus horas de vuelo y también estaban por debajo de las características de desempeño de los aviones de combate de los países vecinos de Chile, Argentina y Perú. Debido a la negativa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos a vender su avión supersónico Northrop F-5A Freedom Fighter, el Alto Mando de la Fuerza Aérea de Chile buscó una alternativa con Gran Bretaña. De esta manera Chile compró el primer lote de aviones Hawker Hunters en 1967, completando un total de 53 aviones en lotes adicionales (Localmente se armó el Hunter Mk.71 No. 740, con lo cual el número total llega a 54). Los Hunters sirvieron casi 28 años, siendo retirados del servicio en abril de 1995.
De los 53 aviones recibidos, 43 aviones fueron adquiridos por Hawker Siddeley Aviation Limited (HSAL) y llevados a los estándares requeridos por la FACh. La mayoría de los aviones provenían de la RAF y unos tantos habían operado en la Fuerza Aérea de Bélgica y otros en la Real Fuerza Aérea Neerlandesa. Dentro de la primera partida adquirida en 1967, venían 4 Hunters Belgas que eran originalmente modelo F.6 y fueron modificados al estándar FGA.9, modelo de exportación Mk.71.
Un hecho particular está relacionado con los Hunters Belgas F.6, IF-19 y IF-67, ambos dejados fuera de servicio en accidentes separados y cuyos componentes principales fueron adquiridos por HSAL en 1958 para construir uno de los primeros Hunter Entrenadores, modelo T.66A con el registro G-APUX, siendo utilizado como demostrador en todo el mundo. Posteriormente, este avión fue arrendado a la Fuerza Aérea Iraquí y sub-arrendado a las Fuerzas Aéreas de Jordania y El Líbano, antes de ser devuelto a HSAL y convertido a Mk.72 para ser vendido posteriormente a la Fuerza Aérea de Chile con el No. FACh J-718. Este Hunter fue el primero en volar sobre Chile y el primero en pasar la barrera del sonido a fines de 1967. También participó en el último vuelo de los Hunters en Chile, en abril de 1995.
Otro Hunter Belga, el IF-56, después de 25 años de servicio en la Fuerza Aérea de Bélgica (Hasta 1962), luego convertido a entrenador T.67 por HSAL y vendido a la Fuerza Aérea de Kuwait con el numeral  210/A en 1965, es vendido finalmente a la Fuerza Aérea de Chile por Inglaterra en 1982 con el No. 741, como compensación por la ayuda que recibió por parte de Chile en la Guerra de las Falklands. Fue dado de alta en el Grupo de Aviación No. 8 en 1983 y fue retirado del servicio a principio de los años 1990. Actualmente está preservado como monumento en la Villa Carrizo en Antofagasta.
Es más, el Hunter Belga IF-141 o más bien partes de ese avión, sobrevivieron en la forma del Hunter Mk.71 No. 740, el único Hunter construido en Chile por el Ala de Mantenimiento (Posteriormente ENAER). El Hunter J-700 (Ex IF-141) sufrió un aterrizaje forzoso en abril de 1977. El mismo destino corrió el Hunter J-707 y sus componentes principales, junto con los del J-700 (Alas principalmente) permitieron el nacimiento de un nuevo Hunter. Fue matriculado como X-001 y fue exhibido en la Feria Internacional del Aire (FIDA) en 1980 en la Base Aérea El Bosque, siendo utilizado para las pruebas del proyecto "Águila". Más tarde se re-matriculó como 740 y fue asignado al Grupo de Aviación No. 8, operando hasta 1990. Este Hunter aumentó a 54 el número de estos aviones operados por la Fuerza Aérea de Chile.

Del IF-108 al J-702
Servicio en la Fuerza Aérea de Bélgica
La Fuerza Aérea de Bélgica operó Hawker Hunters modelos F.4 y F.6 en un corto periodo de tiempo, desde 1956 a 1963. Entre 1956 y 1957, recibió 112 Hunter modelo F.4 para reemplazar sus Gloster Meteor F.8, los que fueron construidos bajo licencia por un consorcio conformado por la empresa Holandesa Fokker y las empresas Belgas SABCA y Fairey. Los Hunters F.4, sin embargo fueron reemplazados rápidamente por Hunters modelo F.6 entre 1957 y 1958. El mismo consorcio fabricó 112 aviones, los cuales operaron en las Alas No. 1, 7 y 9. Estos aviones incorporaban un nuevo motor Roll-Royce Avon 203 que brindaba un 25% más de potencia que el modelo usado por los F.4. También incorporaba una extensión del borde de ataque de las alas, un estabilizador horizontal de incidencia variable, un nuevo motor de partida, capacidad para estanques auxiliares de combustible bajo las alas y equipos de radio-navegación más modernos. Los Hunters F.6 también duraron poco tiempo en operación, siendo reemplazados por los Mirage en 1963. Los Escuadrones No. 7 y No. 8 del Ala No. 7 fueron los últimos en operar el Hunter. Los aviones fueron retirados del servicio y fueron almacenados en la Base Aérea de Koksijde para su posterior venta a HSAL, la que los actualizó y vendió a Chile, El Líbano, India e Irak. Los Hunters F.6 tuvieron el privilegio de integrar el Team Acrobático “Red Devils” entre 1957 y 1963. A la fecha, permanece conservado un solo Hunter F.6 en Bélgica, correspondiente al No. IF-65.
El Hunter IF-108 fue construido por la empresa Holandesa Fokker y entregado a la Fuerza Aérea de Bélgica en mayo de 1958. Toda su vida operativa la realizó en el Ala No. 7, en la base aérea de Chièvres, hasta su retiro del servicio el 23 de  agosto de 1963, habiendo completado 623:15 horas de vuelo. Fue preservado en la base aérea de Koksijde en agosto de ese mismo año. El 21 de octubre de 1964 es adquirido por HSAL como G-9-105 y convertido al estándar FGA.9 para posteriormente ser vendido a la FACH con el No. J-702, siendo entregado el 1 de noviembre de 1967.

El Hunter F.6 IF108 de la Fuerza Aérea Belga, 1961. Colección de Daniel Brakx.

Servicio en la Fuerza Aérea de Chile
El Hunter J-702 integró el primer lote de 15 aviones que HSAL convirtió en FGA.9 para cumplir con el contrato de venta a la FACh, HSAL/66/C/066, de fecha 26 de octubre de 1966 por unos US$ 17 millones. Una vez realizada la conversión, se realizaron 4 vuelos de aceptación: el 6 de octubre de 1967 (55 min), el 12-10-1967 (49 min), el 13-10-1967 (44 min) y el 16-10-1967 (46 min), en el aeródromo de Dunsfold. El “Certificado de Inspección” fue firmado el 30 de octubre de 1967 y señala que el avión poseía a la fecha de su entrega a la FACh un motor Roll-Royce Avon 20701-C, número de serie 15601.

Operación en el Grupo de Aviación N° 7
El Hunter J-702 fue transportado desde Inglaterra por mar, desmontado en contenedores. Después de su ensamblaje por mecánicos de la Fuerza Aérea chilena y con el apoyo de técnicos de HSAL, estuvo en vuelo a mediados de febrero de 1968, junto con los Hunters J-700, J-701 y J-703, todos ex Hunters Belgas. Fue dado de alta en el Grupo de Aviación No. 7, operando en la Base Aérea "Los Cerrillos", en Santiago. Ese mismo año junto a otros 15 Hunters, participó en el desfile aéreo de la Parada Militar. En adelante, le correspondió participar en diversos despliegues a distintas zonas del país y la participación en diversos ejercicios Institucionales y Conjuntos con las otras ramas de la Defensa Nacional. El J-702, así como el resto de los Hunters de la primera partida lucieron el esquema de pintura estándar de la RAF para ese tiempo, con un camuflaje gris y verde para las superficies superiores y un color metálico para las superficies inferiores. Los esténciles estaban en pegatinas en español y los numerales, de grandes dimensiones, estaban pintados de color negro en ambos lados del fuselaje de cola, sobre el ala izquierda y bajo el ala derecha y tenían el prefijo “J”, por Jet. Al igual que casi la mayoría de los aviones del Grupo No. 7, usó el escudo del Grupo a ambos lados de la proa.

El Hunter J-702 del Grupo de Aviación No. 7 y su piloto el Capitán Jaime Estay Viveros, circa 1968. Colección Rino Poletti B.

Operación en el Grupo de Aviación N° 9
El 8 de mayo de 1970, una parte de la flota de Hunters del Grupo No. 7 es asignada al Grupo de Aviación No. 9, llamado "Panteras Negras", para operar en la Base Aérea "El Tepual", en Puerto Montt y reemplazar la flota de Lockheed F-80C / T-33A, los cuales pasaron a integrar la dotación del Grupo de Aviación No. 12 en la Base Aérea de Chabunco, Punta Arenas. Los Hunters asignados al Grupo No. 9 fueron complementados con aviones recién llegados en el segundo lote adquirido a HSAL entre los años 1970 y 1971. El Hunter J-702 se incluyó en esta nueva designación. Mantuvo su esquema de camuflaje original, pero se aplicó un círculo blanco con una cabeza de pantera negra en ambos lados de la sección de nariz y en el estabilizador vertical. El 20 de marzo de 1975, el Grupo No. 9 es destinado al norte del país, a la base aérea "Cerro Moreno" en Antofagasta. El contraste del esquema de pintura gris de los aviones con las características del terreno desértico, hicieron que el Alto Mando decidiera aplicar un esquema de pintura ad-hoc a la nueva zona de operación, pintando los aviones con una base de color arena y manchas marrones para las superficies superiores y un color celeste claro para las superficies inferiores, manteniendo las formas RAF originales. Los números de serie se redujeron en tamaño y se mantuvo el uso de las panteras tradicionales.

El Hunter J-702 del Grupo de Aviación No. 9, Base Aérea Cerro Moreno, circa 1980. Colección Rino Poletti B.

Durante su operación en el Grupo N° 9, el Hunter J-702 participó en el despliegue al sur de Chile en 1978, como resultado de los problemas limítrofes con Argentina, lo que significó un factor de disuasión durante esa crisis, que tuvo su clímax en el mes de Diciembre. Al menos 6 Hunters del Grupo N° 9, incluido el J-702, ya habían sido cableados para operar el misil Shafrir 2 por especialistas del Ala de Mantenimiento y la asistencia de técnicos de la empresa Israelí Rafael. Estos aviones participaron en operaciones de patrullas aéreas de combate, mientras el resto de los Hunters fueron dispersados en diferentes pistas de aterrizaje y carreteras, cargados con bombas y cohetes, listos para atacar objetivos argentinos. Afortunadamente para ambos países, el Vaticano medió en el conflicto y la crisis fue superada.

Operación en el Grupo de Aviación N° 8
El 2 de diciembre de 1981, el Grupo No. 9 se desactiva y sus Hunters y personal fueron asignados al Grupo de Aviación No. 8. El Hunter J-702 fue rematriculado como 702 en octubre de ese mismo año y durante esa década se incluyó en el programa "Águila", llevado a cabo localmente en el Ala de Mantenimiento de la Fuerza Aérea de Chile (más tarde se convirtió en ENAER) en el Base Aérea "El Bosque". Este proyecto fue llevado a cabo debido a los embargos de armamento y asistencia técnica de Gran Bretaña y Estados Unidos por el estado de excepción que experimentaba el país. Las modificaciones consistieron en mejoras en el diseño de la cabina (Habían al menos tres cabinas distintas operando en la flota), nuevos instrumentos de comunicación y navegación, capacidad de RWR y capacidad para operar el misil Shafrir 2. También incorporó un dispensador de chaff y bengalas, parte del proyecto "Eclipse".

Fotografías del Hunter 702 operando en el Grupo de Aviación N° 8, circa 1990. Autor: Patrick Laureau.

A partir de 1990 la situación de la flota de Hunters se vuelve crítica debido a la falta de repuestos y fatiga de material en algunos de sus componentes principales, por lo que la mayoría de la flota es retirada del servicio en enero de 1995, incluido el Hunter 702, siendo reemplazados por los Mirage M5MA/B “Elkan” y los Mirage 5BR. Las últimas operaciones conocidas de este avión se realizaron en diciembre de 1994, en el ejercicio "Cóndor 3", con aviones F-5E y A-36 de la Fuerza Aérea de Chile y aviones F-16A de la Guardia Nacional de Puerto Rico.
Sin embargo no fue la última operación del Hunter en la FACh, puesto que cuatro aviones permanecieron operando para preparar a los pilotos que realizarían el último vuelo de los Hunters, el 19 de abril de 1995 en la Base Aérea "Los Cerrillos". Los Hunters involucrados fueron el 718, 734, 735 y 736 y uno de sus pilotos, el General de Aviación, don Jaime Estay Viveros tomó el control de uno de los aviones, convirtiéndose en uno de los últimos pilotos chilenos en volar un Hunter en Chile y cerrando un capítulo de casi 28 años de duración, después de haber sido el primer piloto de la Fuerza Aérea de Chile en volar un Hunter en los cielos chilenos el 11 de diciembre de 1967.

El Hunter 702 a la espera de una restauración en el Museo Aeronáutico en marzo de 1996. Autor: Stuart Jessup.

Hunter 702 como monumento en la entrada del Comando Logístico, junio de 2012. Fuente: Aeroprints.com

El Hunter 702 en su ubicación actual como monumento en el Ala de Abastecimiento. Vía Julio Arróspide (Autor desconocido)


Un Avión, diferentes Colores
El Hunter c/n 8979 recibió al menos unos 6 esquemas de pintura e identificación conocidos durante su vida operativa en la Fuerza Aérea de Bélgica y en la Fuerza Aérea de Chile, los cuales se representan a continuación:
Back to Top